HISTORIAS

Acción comunitaria para el desarrollo de la primera infancia en tiempos de Covid-19

Acción comunitaria para el desarrollo de la primera infancia en tiempos de Covid-19


Ante las restricciones de movilización impuestas frente al riesgo de expansión del Covid-19, Acodihue, una de las socias de Juega Conmigo, consiguió contactar, vía telefónica, con las madres que forman parte de comunidades de Santa María Chiquimula, Totonicapán. Las madres son lideresas que han iniciado su formación como madres guías para apoyar a la primera infancia.

 

 

De acuerdo con el Instituto Nacional de Estadísticas (INE) Santa María Chiquimula tiene 99 % de población k’iche’. El 87 % en condición de pobreza y de este porcentaje el 35 % en extrema pobreza.

Para 2020 se estimaba una población total de alrededor de cincuenta mil habitantes.

(INE e IARNA)

Con la ayuda de estas madres se contactó a otros sectores de la comunidad y especialmente al Cocode. Se les ofreció una información básica sobre el proyecto Crianza Lúdica y los beneficios que representa para las familias y especialmente para las niñas y los niños. 

Los integrantes del Cocode, en conjunto con las madres, tomando las medidas de prevención de contagio del Covid-19, visitaron las casas de la comunidad para recoger información sobre las niñas y los niños menores de cinco años. 

Durante las visitas domiciliarias explicaban en qué consiste el proyecto de Crianza Lúdica, especialmente sobre las llamadas telefónicas y mensajes de texto que recibirían con información útil y consejos para la mejor crianza de sus hijos e hijas, y los radioteatros transmitidos por emisoras locales y nacionales, que sensibilizan y aportan información a las madres y los padres de familia, para aprender a impulsar el desarrollo de las niñas y los niños en la primera infancia. 

Hubo familias que no estuvieron de acuerdo en participar porque consideraban que sería una “pérdida de tiempo”. Sin embargo, gracias al empeño y la motivación de los miembros del Cocode y el apoyo de las madres, se logró la inscripción de 155 familias, que están participando activamente en el proyecto. 

Las familias beneficiadas de la comunidad son de escasos recursos económicos y han sido afectadas por la pandemia y otros eventos naturales.  

Gracias a esta acción continua y decidida estas familias han recibido ayuda alimentaria, orientaciones prácticas para estimular a sus hijas e hijos y materiales formativos. 

Las familias están apoyando a sus niñas y niños con actividades que estimulan su desarrollo intelectual, emocional y psicomotriz, lo que es muy importante en esa etapa de la vida. 

Esta historia exitosa muestra la importancia del involucramiento de las lideresas, que están en formación, y de las autoridades comunitarias. Confirma la importancia que la mayoría de las familias otorga al sano crecimiento y desarrollo de sus niñas y niños y afirma el valor de la formación y la información oportuna a las familias por distintos medios, incluso a distancia y en condiciones de restricción a la movilidad y confinamiento. 

Con información de Acodihue