BLOG

¡La radio sigue viva!

¡La radio sigue viva!


Y ha ayudado a promover el desarrollo de la primera infancia durante la pandemia

Publicado originalmente en el blog Primeros Pasos - BID 

 

Al inicio del confinamiento debido a la pandemia por COVID-19 en Guatemala, en el equipo de Juega Conmigo de ChildFund nos encontramos con un gran reto: ¿cómo alcanzar a las familias con niñas y niños pequeños que viven en las comunidades más alejadas del área rural? En un país considerado dentro Clúster de baja conectividad, la solución debería ser rápida y alcanzar al mayor número de personas. La respuesta que buscábamos era la radio. 

Después de llevar a cabo un sondeo rápido, comprobamos que la radio sigue siendo un medio vigente para la mayoría de la población en donde ChildFund tiene presencia. Cotidianamente, la radio suele escucharse en casa o durante el trabajo en el campo. Sin embargo, no queríamos pasar desapercibidos como un anuncio informativo, hacía falta sacar del cajón de los recuerdos un formato, paradójicamente novedoso, para transmitir el mensaje: el radioteatro.

 

Del lenguaje técnico al popular

En conjunto con la Fundación Isabel Gutiérrez de Bosch y Centro Prosame, un grupo de profesionales en los campos de nutrición, psicología, desarrollo infantil temprano, salud y comunicación, se reunió para elegir las áreas que abordarían los primeros cinco spots del radioteatro: estimulación, protección de la niñez y prevención del contagio de COVID-19. El principal objetivo era que, durante la emergencia por la pandemia, las familias se mantuvieran informadas con mensajes críticos que contribuyeran a su bienestar integral, y que dieran ideas de actividades lúdicas para que los padres y madres hicieran en su casa durante el confinamiento. 


La serie se nombró “Jugamos y Aprendemos en Familia”. Durante la redacción de guiones, se crearon los personajes que le dieron vida:

 

  • Doña Juana y don Pedro, quienes tienen hijos e hijas entre 6 meses y 7 años. Se dedican al tejido de indumentaria maya, a la agricultura y al comercio.
  • Doña Lucy y don Chepe, quienes tienen hijos e hijas entre 8 meses y 9 años. Se dedican a criar animales y a la albañilería.

 

Además, con el apoyo de las socias locales de ChildFund, la serie se contextualizó y se tradujo a los idiomas mayas. También se difundió en radios locales y comunitarias.

Crianza Lúdica en casa en Guatemala, a pesar de COVID-19

Después de la retroalimentación positiva de los primeros cinco pilotos, se decidió ir más allá y, con el apoyo de la Fundación LEGO, se complementó la respuesta a la emergencia con el proyecto Crianza Lúdica en casa en Guatemala, a pesar del COVID-19, que incluyó: entrega de bolsas de alimentos, mensajes de texto y de voz, libros de cuentos, ¡y una ampliación de la serie de radioteatro!

Con 25 nuevos spots, el mismo formato radial, y tomando en cuenta el currículum del programa Reach Up and Learn de la Universidad de las Indias Occidentales de Jamaica, se ampliaron las temáticas a:

  • Desarrollo infantil temprano
  • Desarrollo cognitivo
  • Desarrollo del lenguaje
  • Desarrollo motor
  • Desarrollo socioemocional

También se crearon nuevos personajes, como Rosa, una madre primeriza que recurre a doña Juana y doña Lucy por consejos para estimular a su recién nacido; y doña Carmela, mamá de Lucy, una mujer sabia que intenta innovar en la crianza de sus nietas y nietos.

¡Qué sí te den cuentos!

Un resultado previo de los proyectos de primera infancia que lleva a cabo ChildFund, encontró que solamente el 1% de las familias del área de cobertura cuenta con libros infantiles en su casa. Es por esto que, como parte del proyecto Crianza Lúdica, se elaboró la serie Cuentos, colores y alegría, que consta de cuatro libros con cinco cuentos cada uno para niñez de cero a cuatro años. Para promocionar los libros, pero sobre todo para promover la narración de historias a niños y niñas, se lanzó la campaña ¡Qué sí te den cuentos! En redes sociales y en radios comunitarias y locales.

Generando evidencia, con vista al futuro

Aun en el marco de la pandemia y con las restricciones vigentes es posible desarrollar procesos sistemáticos y consistentes de apoyo al desarrollo de la primera infancia, que partan del concepto de aprendizaje lúdico y que provoquen el relacionamiento afectivo entre madres, padres e hijos. Las limitaciones no pueden impedir todas las vías alternativas empleadas para llevar adelante las acciones de formación e información que se traducen en prácticas concretas.

La articulación de intervenciones y el sentido de integralidad en las mismas produce un efecto de conjunto de mayores alcances que la mera implementación de acciones separadas. Una intervención aislada no produce el mismo impacto de varias intervenciones combinadas. Se crea un empuje del conjunto que da lugar a la combinación de factores y a mayores expectativas de alcance de los resultados.

Con el apoyo del Banco Mundial y la Universidad de Missouri se está llevando a cabo una evaluación de impacto que medirá la efectividad de los mensajes de voz en el incremento de prácticas de crianza lúdica en las familias participantes del proyecto.

En general, y sin lugar a dudas, la experiencia de Crianza Lúdica en casa, a pesar del COVID-19, ha creado un precedente en la forma en que se llevan a cabo los programas, en este caso, a distancia. Seguimos obteniendo resultados y retroalimentaciones, quedan lecciones aprendidas y buenas prácticas, que serán tomadas en cuenta en el futuro y la renovación del proyecto “Juega Conmigo” en la post pandemia. Teniendo siempre como mira el desarrollo integral de la primera infancia, a través de madres padres y cuidadores.